CANAL DE PRÓXIMOS POLITÓLOGOS

martes, 31 de marzo de 2009

"Falta peso político en este Gobierno"

El que fuera durante 24 años presidente de Extremadura, Rodríguez Ibarra, ha sido, una vez más, el más contundente, demandando cambiar un "Gobierno de mujeres, viejos y niños" formado con una "economía de lujo" por otro de hombres fuertes y sólidos capaces de afrontar la crisis.

Después del varapalo sufrido por el presidente del Gobierno el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados, cuando quedó probada la "soledad" de apoyos del PSOE en estos momentos, a Rodríguez Zapatero le llueven ahora las embestidas más allá del hemiciclo, dentro de su propia casa.

Varios barones de su partido, a la sazón ex presidentes autonómicos, han atacado sin pudores y abiertamente la gestión del actual gabinete estatal."Yo le aconsejaría a Zapatero, con toda la lealtad, que termine cuanto antes con una situación que estaba hecha para un momento dulce y sea capaz de afrontar con otro Gobierno el momento de crisis tan difícil que estamos viviendo". Ésta fue una de las recomendaciones y reproches abiertos a la gestión de la política económica por el Ejecutivo socialista que vertió ayer en las ondas un legendario barón del PSOE y presidente de la Junta de Extremadura durante 24 años, hasta 2007, Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

En el programa vespertino Julia en la Onda, de Onda Cero, el ex presidente extremeño, que como la propia presentadora definió, se ha caracterizado siempre por ser un "espíritu libre" y voz alta y claramente crítica en el seno de su partido, se despachó contra el "Gobierno de viejos, mujeres y niños" conformado en un momento en el que la economía iba "de lujo". Rodríguez Ibarra demandó la remodelación de ese equipo de gobierno, incapaz de afrontar el "momento de crisis y de emergencia nacional" que ahora atraviesa el país para abandonar ese "Gobierno de viejos, mujeres, niños, y no sé qué, y hacer un Gobeirno de personas bien sólidas, bien fuertes, que sean capaces de ejecutar el presupuesto y de salir a la calle a explicar con un discurso político -tipo el de Rubalcaba, por ejemplo- qué estamos haciendo para superar la crisis y lo que más le interesa al país".

Rodríguez Ibarra terminó confesando a Julia Otero y sus oyentes que "falta peso político en el actual Gobierno".

E. MONTAÑÉS

Fuente: ABC, 27.03.2009

sábado, 28 de marzo de 2009

Funcionarios acusan al bipartito de consolidar en sus puestos a personal interino que reubicó

La Plataforma de Funcionarios polo Cambio denunció ayer que el Gobierno bipartito en funciones está consolidando en sus puestos a personal interino que, a lo largo de su mandato, «recolocó en diversas consellerías». El colectivo, que integra a licenciados, funcionarios de carrera, laborales y opositores, asegura que esa operación de blindaje laboral consiste en incorporar en puestos del cuerpo de auxiliares y de ordenanzas a personal de nuevo ingreso, «con más nivel y retribuciones que el personal que lleva en el puesto varios años». La plataforma considera que esa maniobra «se entiende como un despropósito y una cacicada sin límites».

Perjudica a los opositores

El grupo de funcionarios y opositores critica que esa «adscripción provisional» de una parte de los empleados contratados de forma interina se realiza «en detrimento de los funcionarios de carrera y de los miles de opositores que están esperando una oportunidad para acceder a un empleo en términos de igualdad, mérito y capacidad».
Según la plataforma denunciante, su acusación contra el modo de proceder del Ejecutivo en funciones cuenta con un respaldo mayoritario de la junta de personal de los servicios centrales de la Xunta, que a su vez reclama la anulación y revocación de esos nombramientos por entender que se trata de un «chanchullo jurídico».

Fuente: La Voz de Galicia, 27.03.2009

viernes, 27 de marzo de 2009

Puñetazos y patadas entre los socialistas de Vigo

Los socialistas de Vigo llegaron esta noche a las manos tras conocer los resultados de una votación en la que se elegía a los delegados en el próximo congreso del PSdeG-PSOE el 25 de abril en que se designará a la nueva ejecutiva del partido y al nuevo secretario en sustitución de Emilio Pérez-Touriño.


De nuevo, las dos corrientes muy definidas desde hace años en el seno del PSdeG-PSOE vigués se hicieron patentes esta noche no sólo en los resultados, sino en una tensión que acabó en pelea y agresiones físicas.


El altercado se produjo después de concluir una asamblea en la que volvió a evidenciarse esas dos corrientes: una de ellas la oficial liderada por el alcalde de Vigo, Abel Caballero, y otra más crítica, encabezada por su sobrino y también socialista, Gonzalo Caballero.


Pese golpes entre unos y otros, algunos afiliados lograron separar a los dos grupos y poner calma a tanto alboroto en el que se vieron puñetazos, patadas y empujones.


Las dos diferentes vías del PSdeG-PSOE de vigués reflejaron sus diferencias en una samblea en que la candidatura oficial para acudir al congreso del 25 de abril logró un total de 527 votos, un 71,80%, y que se traduce en una representación de 19 delegados, frente a los 7 logrados por la alternativa, obtenidos por los 208 votos y que suponen un 28,20%.


Después de conocerse los resultados, el secretario general los socialistas de Vigo y portavoz de la candidatura oficial, Manel Gallego, indicó que lo importante de los resultados de esta noche es que "se consolida una mayoría amplia para construir un nuevo partido en Galicia.


Fuente: EFE Vigo, 27.03.2009

jueves, 26 de marzo de 2009

A Nosa Democracia

Xaquín Marín

Fonte: La Voz de Galicia, 26.03.2009

Inquietante Pachi Vázquez

Uno de los fundamentos de la democracia es el respeto a las decisiones de los ciudadanos cuando optan mayoritariamente por una fuerza política. El voto de los ciudadanos es la sanción definitiva para la designación del grupo que debe asumir el poder. El voto del ciudadano debe ser emitido con todas las garantías y debe ser respetado por todos los políticos, porque el respeto a su voto es el respeto a quien lo ha emitido. Y si un político descalifica la decisión de las urnas, está mostrando la poca consideración que le merecen los ciudadanos.

Todo esto viene a cuento del peligro que encierran las declaraciones del posible nuevo líder del Partido de los Socialistas de Galicia, Manuel Pachi Vázquez. Es intranquilizador oír que Galicia no se merece un Gobierno salido de la decisión de los gallegos en las urnas. Estas declaraciones encierran en sí una falta de aceptación de las reglas de la democracia. Y, lo que es peor, suenan a desprecio por la decisión de la mayoría de los gallegos. Es muy importante que el aspirante a líder del PSdeG-PSOE se muestre como un demócrata, respetuoso con las decisiones de la mayoría. Las urnas han decidido. Hay una fuerza mayoritaria. Un grupo político al que los gallegos le han adjudicado la mitad más uno de los escaños de la Cámara. Está a mucha distancia de cualquiera de las otras fuerzas políticas. Todo lo que se diga para descalificar al PP, ganador de las elecciones, es una descalificación de la mayoría de los gallegos.

Es intranquilizador que un aspirante a líder de la oposición diga que las elecciones se ganaron con mentiras y con engaños. Es como decir que los gallegos tenemos una capacidad intelectual muy escasa y que se nos puede engañar con mentiras. El asunto no deja de ser curioso, porque tal vez la Xunta de la que formaba parte el aspirante a líder socialista ha perdido apoyo social por las mentiras, por creerse que al gallego se le podía engañar o manipular diciéndole una cosa y haciendo la contraria, como con las promesas de ayudas a la dependencia que nunca llegaban o con los anuncios de que la crisis no nos afectaba. Se olvidaron de que -parafraseando a aquella señora que fue a un mitin de Quintana en contra de su voluntad-«somos gallegos, pero no somos tontos».

El PSdeG-PSOE necesita encontrar un líder serio, con principios asentados en su historia personal, que no sea reconvertido, que sepa respetar las reglas de juego, que esté convencido de que no vale todo en política y, sobre todo, convencido de que el pueblo es soberano.

Arturo Maneiro
Fuente: La Voz de Galicia, 26.03.2009

miércoles, 25 de marzo de 2009

Dimite Roberto Mera, Secretario de Acción Municipal do BNG

Secretario de Acción Municipal do BNG na Executiva en funcións, Roberto Mera (Ponteareas, 1971) abandonará a política activa na Asamblea de maio. E faino con modestia pola posible expectación creada e deixando claro que a súa decisión non está vencellada aos resultados do 1-M.

Tempos que, na súa opinión, deberían ter en conta outros cargos do BNG. Agora toca rematar Dereito, traballar na cooperativa da que forma parte e, se cadra, recuperar a afición musical. No BNG, será un militante máis.


-¿Por que non se queda para facer a travesía completa no BNG, tras a perda da Xunta?
-A miña decisión non está vencellada ao momento político. Non hai relación causa-efecto. É meditada e corresponde a unha concepción persoal que teño da política. Hai moito que levo pensando poñer fin a unha etapa de vinte anos.



- ¿Cre que outros membros do BNG deberían seguir o seu exemplo?
- Xa comentei no Consello Nacional, e non como crítica a ninguén senón máis ben ao contrario, desde o recoñecemento e admiración a moitos referentes históricos do BNG, que sería bo que se introducise unha reflexión como esta no seo da formación, en torno ao tempo de permanencia na primeira liña da actividade política



-¿É final de ruta para os dirixentes históricos?
-En boa medida, dependerá de cada un. O BNG está inmerso nunha reflexión aberta e é bo momento para facelas de carácter individual. Non é bo para unha forza política que os seus dirixentes leven 30 anos, porque se chega a uns niveis perniciosos. Non hai parangón noutras forzas políticas. E dígoo con todos os respectos para moitos destes referentes, recoñecendo que, se o BNG é o que é, é polo traballo destas persoas. Terán, sen dúbida, moito que aportar, pero poden seguir facéndoo dende outros ámbitos. Pode haber persoas que se consideren imprescindibles. A min cústame entender unha persistencia de tal calibre. E non é cuestión de idade, moitas veces acaban interferindo problemas persoais.



-¿Qué lle parece a reaparición de Beiras?
-Para min nunca desapareceu. Insisto, todos, empezando por Beiras, teñen aínda moito que aportar, pero agora é bo momento para que estas persoas que teñen estado nada menos que 30 anos continúen dende outras responsabilidades.


-¿Fala tamén de Francisco Rodríguez?
-Non quero personalizar, nin que se poida malinterpretar, pero estou convencido de que algunhas das dificultades non terían sido tais, e da envergadura que foron, se o pluralismo que representan estas persoas estivese encarnado por outras.


-Falou de problemas persoais...
-Creo que todos deberiamos tomar exemplo do xesto que fixo Quintana, no sentido de que é a primeira vez que alguén, ante un resultado electoral negativo, e a pesar de non o considerar culpable a maioría da militancia, toma a decisión da renuncia e asume o resultado electoral.



- ¿Como ve entón a situación actual? Ve posible que se permita desenvolver unha renovación efectiva na dirección?
- Hai que facer reflexións persoais e as persoas con maiores responsabilidades teñen que pensar honestamente se están na mellor actitude persoal e psicolóxica para facer aportacións construtivas ao proxecto. Cada un debe facer esa reflexión e se chega á conclusión de que está inmerso en procesos de resentimentos ou incompatibilidades persoais, o mellor favor que se lle pode facer ao BNG é apartarse da primeira liña, xa que sobran lugares desde onde poden facer aportacións positivas.



-¿O portavoz que elixa a asemblea será o cartel electoral do BNG?
-O que se elixe unicamente é o portavoz nacional. Nós facemos unha lectura separada. Agora toca o portavoz nacional, que exerza o seu papel e liderado e logo o candidato. Pode ser ou non o cartel.



-¿O BNG ten que converterse en partido?
-É certo que ten habido debate, pero agora non é o substancial, nin resolvería nada.


-Fraga di que Galicia é do PP, que volve ao seu estado natural...
-O nacionalismo ten que facer unha reflexión importante. Un dos seus retos é que ten que coñecer mellor o país.


Fonte: La Voz de Galicia e Diario de Pontevedra, 25.03.2009

sábado, 21 de marzo de 2009

O conflicto lingüístico

martes, 17 de marzo de 2009

Galicia: un funcionario debaixo de cada pedra

Galicia é a sexta comunidade autónoma con máis funcionarios, logo de Andalucía, Madrid, Cataluña, Comunidade Valenciana e Castela e León, pois conta cun total de 151.362, o que representa o 5,4 por cento da súa poboación.Así se constata logo de cruzar os datos do último censo de poboación do Instituto Nacional de Estatística (INE) coas cifras de empregados públicos que obran en poder do Ministerio de Administracións Públicas.

En Galicia é a provincia da Coruña a que conta con máis funcionarios (65.912), seguida de Pontevedra (45.923), Lugo (20.305) e Ourense (19.222).No resto do Estado español, Estremadura é a comunidade autónoma con máis funcionarios por habitante, xa que oito de cada cen estremeños traballa na Administración Pública, unha cifra que duplica á dos cataláns, dado que Cataluña é onde menos persoal deste tipo existe en proporción, cun 3,95 por cento da súa poboación.

Fonte: 15/03/2009 - EFE

lunes, 16 de marzo de 2009

El Consejo de Estado propone aumentar los diputados de 350 a 400

El Consejo de Estado ha remitido un informe al Gobierno en el que, para mejorar la proporcionalidad del sistema electoral, plantea aumentar los diputados de 350 a 400, reducir de dos a uno el mínimo que se eligen en cada provincia y sustituir el sistema D´Hondt para la atribución de escaños.

El informe fue solicitado por el Ejecutivo el pasado mes de junio para los trabajos de la subcomisión del Congreso encargada de debatir las reformas que se consideren necesarias para mejorar la ley electoral. A lo largo de 370 páginas, el Consejo de Estado analiza todas las cuestiones planteadas y, para lograr una mejora en la igualdad del poder de voto, propone medidas como la reducción de esa representación a un diputado por provincia y el aumento a 400 del número de escaños de la Cámara Baja.

Señala que, en sustitución de la fórmula D´Hondt, el método Hare sería, según las simulaciones realizadas, el que aportaría la mayor proporcionalidad. El informe advierte de que el aumento de la proporcionalidad del sistema electoral determinará el acceso al Congreso de partidos que en la actualidad no tienen representación parlamentaria.

Además, el máximo órgano consultivo del Gobierno cree que habría que reformar la Constitución si se quiere crear una circunscripción exterior y ve difícil el voto en urna de los emigrantes.

El método Hare Niemeyer es un sistema para el cálculo de los escaños obtenidos por un partido.

Un ejemplo: Hay 14 escaños disponibles

Partido A 10 000 votos Partido B 6 450 votos Partido C 2 550 votos

Número total de los escaños x votos por el partido dividido por Número total de los votos de todos los partidos obtenemos: A: 7,0 B: 4,51 C: 1,78

La cifra antes de la coma determina el número de los escaños de un partido, así quedan 2 escaños libres. Estos se determinan mediante el número tras la coma: los partidos con los números más altos obtienen un escaño. A: 0 B:1 C:1

miércoles, 11 de marzo de 2009

As Becas en forma de crédito

El rector de la Universidade da Coruña, José María Barja, quiso tranquilizar ayer a los alumnos preocupados, que protestaron por el sistema de becas en forma de créditos que supondrá una novedad en la adaptación al Plan Bolonia: “As queixas a este respeito son un problema de falta de información”. Varios estudiantes se manifestaron la pasada semana (tanto en A Coruña como en el resto del Estado) argumentando quejas contra el sistema de becas en forma de crédito del nuevo programa de estudios europeo. Éstos denunciaban que, en lugar de recibir una ayuda, tendrán que “hipotecarse antes de rematar os seus estudios”.

Pero el rector quiso responder a este punto, en el que fue claro: “Estas cantidades só terán que devolverse en caso de que o titulado teña un traballo, en non só iso, ademáis este ten que superar os 23.000 euros anuais de remuneración”. Ésta no es la única premisa para efectuar la devolución, ya que, además, los graduados tendrán un plazo de cinco años desde que terminen su titulación para encontrar ese trabajo que les reporte la cantidad estipulada. “En caso de que non sexa así, simplemente non terán que devolver os cartos. A min paréceme un negocio máis que rendible para o estudante, sobre todo tendo en conta que a cantidade a pagar no superaría os 60 euros ao mes”, señaló el máximo responsable del órgano educativo. También especificó Barja que este tipo de préstamos que calificó como “a coste cero”, funcionan en toda Europa “sen problemas” desde hace años.

Másters públicos
Otra de las reclamaciones de la protesta del pasado día 4 también fue zanjada por el rector ayer, cuando afirmó, refiriéndose a los créditos, que “no suporán a desaparición das becas tradicionais”. Además, quiso explicar la novedad que Bolonia supone en lo que a los másters se refiere, ya que el último curso de algunos títulos de grados tendrá un formato de maestría: “A aparición dos másters de carácter público é un avance”, apuntó Barja, “si, é certo que serán máis caros que un curso normal, pero tamén moito máis baratos que os másters privados que até o de agora eran os únicos que existían”.

Fonte: El Ideal Gallego, 11.03.2009

martes, 10 de marzo de 2009

"O Plan Bolonia non só non privatiza, senón que facilita unha oferta formativa de posgrao a prezo público"

A pasada semana os estudantes volveron manifestarse en contra do Plan Bolonia, unhas mobilizacións que Carlos Herrero Latorre (Vicerreitor de Coordinación do Campus de Lugo) atribúe á falta de información. "O motivo desas protestas é o descoñecemento. O construír un Espazo Europeo de Educación Superior harmónico ten moitísimas vantaxes, fundamentalmente de mobilidade e de transparencia dos títulos".

-¿A quen é atribuíble ese descoñecemento do plan?
-Que os propios actores -profesores, estudantes e membros da comunidade universitaria- non coñezamos a fondo este proceso é un déficit que nunha parte hai que poñer no debe das Universidades, que teremos que aplicarnos aínda máis en explicar o proceso e en falar das súas bondades e dos seus inconvenientes, que tamén os ten. Hai problemas que haberá que ir resolvendo, pero este é un reto que dende o meu punto de vista non ten volta atrás.

-O alumnado fala de privatización da universidade, ¿que hai de certo?
-Estase facendo unha clara crítica por parte dos alumnos á privatización da universidade, cando eu creo que ocorre todo o contrario. O Plan Bolonia non só non privatiza, senón que facilita a oferta de formación de posgrao -tipo máster- a un prezo público, algo que antes non existía. Equivócanse os que entenden que privatizar é enfocar uns estudos dende un punto de vista máis axeitado para que haxa unha inserción laboral e unha satisfacción do insertado e da empresa que o acolle. Identificar unha cousa con outra é un erro. Os estudos que a Universidade ten que poñer enriba da mesa tamén se teñen que axustar ao mercado laboral e ás necesidades dos empregadores. Non se pode dicir que se está a privatizar a universidade cando a oferta que se fai é unha oferta a prezo público.

jueves, 5 de marzo de 2009

Habló Beiras

La diferencia que hay entre Beiras y Quintana es la misma que hay entre un ingeniero y un tornillo. Ayer habló Beiras y mandó callar. Aclaró que lo hizo a título colectivo y no como una vedette . No solo pidió la dimisión de Quintana, sino de toda la dirección del Bloque que tuvo que ver con lo que llamó un «batacazo monumental». Menos mal que lo dice Beiras, porque si afirmamos lo mismo desde fuera del Bloque se ve como otro ataque programado. Así Beiras vino a aclarar cosas sabidas por todos, menos por la UPG. No se puede echar siempre la culpa a los de fuera. Algún error cometerán los que están al mando, variable que, insistió Beiras, es la única además que se puede controlar. Y el ex líder, apartado por la UPG cuando quiso cambiar de monicreque y poner a Quintana de cartel, reivindicó libertad en asamblea y no dirigismo vertical. O sea, luz y taquígrafos. ¿Cómo? ¿Alguien reclama dentro del Bloque luz y taquígrafos? Pero ¿no existían? Si ellos acusan de oscurantismo al resto del mundo. Beiras fue más lejos y dijo que, considerar la llegada a la Xunta, el poder por el poder, como un fin en sí mismo, era un «desenfoque descomunal». Y siguió: «falta de credibilidad», «un problema de salud indispensable»... La UPG seguro que mira hacia otro lado, hacia lo que ellos creen el corazón de Galicia, o sea, su ombligo. Cousas do Beiras. En fin, son as dez da noitiña, e Quintana aínda non dimitiu.

César Casal

Fuente: La Voz de Galicia, 05.03.2009

El fin de (algunos) mitos

A estas alturas y, a pesar de que en el mundo de la política hay pocas verdades absolutas, seguramente podrían manejarse un par de ellas con amplio margen de certeza: una, que los gallegos gustan poco de las aventuras –salvo, por supuesto, cuando hubieron de hacer las Américas como emigrantes, y aún así por necesidad vital–; y, segundo, que prefieren, puestos a elegir, el original a las copias. Y esta vez, respetando otras opiniones, optaron por un modo de gobernar que, con sus defectos, proporciona datos más concretos de con quién se juegan los cuartos. O, dicho de otro modo, que puestos los gobiernos a hacer política de derechas, es preferible, como quedó expuesto, el original a la copia.

Y es que la Xunta bipartita, que anunció el cambio, aunque tranquilo, en todas sus dimensiones, no fue capaz de practicarlo, por más que la propaganda insistió en lo contrario. Los ciudadanos conocieron contradicciones entre la prédica y la práctica que casaban mal con lo primero; y, aunque las sutilezas son difíciles de aprehender en los ejercicios electorales, alguien valoró mal el entrenamiento de los ciudadanos, que llevan treinta años aprendiendo y, ni comulgan ya con ruedas de molino, ni aceptan fácillmente que les den gato por liebre.Tiempo tendrán los analistas de las diferentes formaciones para obtener conclusiones y expender recetas, pero algo hay también que se hizo evidente ayer: la crisis económica ha pesado de forma extraordinaria en el cuerpo social y, en consecuencia, es más que probable que don José Blanco tuviera más razón que don Emilio Pérez Touriño cuando aconsejaba la fecha electoral el pasado verano. Y, desde luego, también la tuvo cuando rectificó, aunque casi en el último momento, la estrategia inicial y presidencialista, que desmovilizaba. Lo que pasa es que generó un “efecto simpatía” y le salió el tiro por la culata.

La mayor parte de quienes, casi a vuela pluma, examinan lo que ocurrió ayer insisten en que el factor económico ha pesado de un modo extraordinario, probablemente decisivo. Pero es posible que a la hora de la verdad deban considerar otros elementos, entre ellos los que quedan dichos. Y alguno más. Por ejemplo, que hace cuatro años una parte de la derecha –pequeña pero hoy significativa– se quedó en casa porque, aún siéndolo, no podía seguir votando a un candidato con demasiada edad y un curriculum excesivamente largo como era don Manuel Fraga.Y el punto y pico de aumento en participación quizá fueran ellos, y quizá ellos le dieran otra vez al PP lo que tenía.

Item más: otro de los mitos que se han quedado en la cuneta ha sido el del supuesto poder rural de la derecha y la pujanza de la izquierda en las ciudades grandes y medianas. Salvo las excepciones que siempre existen, el PP ha ganado en todas partes y, además, subiendo con respecto a cuatro años atrás. Y eso quiere decir, primero, que el PP es un partido no solamente interclasista, sino además ilustrado, o al menos todo lo ilustrado que se le supone al voto urbano con respecto a los otros.

Es verdad, probablemene, que haya caído a la vez otro mito en este día de marzo: el de la supuesta influencia decisiva de algunos poderes mediáticos a la hora de condicionar resultados y, además, la supuesta alineación de esos poderes con los otros, los fnancieros. Es cierto que en esta campaña algunos han jugado en favor de la guerrilla informativa, pero ni los principales, que estaban en el otro lado, ni los más poderosos en términos de audiencia o de difusión. Aquí, y durante casi cuatro años, el tópico de la conspiración mediático/conservadora se fue a hacer gárgaras, y alguien debería tomar muy buena nota.

Pero no todos los mitos han desaparecido del mapa. Algunos permanecen y lo harán por algún tiempo, salvo que quienes pueden eliminarlos se pongan a la tarea de inmediato. Especialmente el que establece la dificultad extrema, que puede ser imposibilidad, que existe en este país para los grandes acuerdos. El penúltiumo ejemplo que ilustra la afirmación ocurrió con el Estatuto reformado y, el último, con la posibilidad de entendimiento para buscar fórmulas autóctonas que permitan paliar la crisis con algún resultado.

Las elecciones de ayer, si se examinan bien, deberían motivar una honda reflexión sobre esto, pero habrá que ver las reacciones de los diversos estados mayores y sus ocupaciones en las próximas semanas. Cabe que, tras el mazazo, quienes llevan tiempo tascando el freno de la impaciencia en el BNG y el PSdeG pidan cuentas –y, además, sobre todo cabezas– en la más pura tradición cainita de una cierta política histórica de los partidos en Galicia. Pero ya se verá.

Hay aún otro mito pendiente de examen: el de que aquí sólo se puede gobernar a través de una mayoría absoluta, bien solitaria o con la suma de varios. Éste es quizá el mejor momento para plantear que eso es una anomalía, que debiera revisarse, que es absolutamente fundamental cambiar los esquemas que, hoy por hoy, impiden pactos que no sean de cajón y que, por tanto, limitan también las posibilidades de asumir problemas y resolverlos aportando el máximo de fuerzas posibles.

Y no habrá quizás que esperar demasiado para tener los primeros indicios. Mientras en Galicia el PP recuperaba el poder autonómico, en Euskadi el PSOE alcanzaba la aritmética que le permitiría romper la dinámica histórica y pactar la Presidencia con el PP para gobernar luego en coalición; es muy difícil, pero no pocos estarán reclamando esa opción ya a estas horas, sobre todo cuando Galicia y su bipartito han dejado de ser un obstáculo para ello.

Los observadores más clásicos suelen decir que sólo hay algo tan apasionante como unas elecciones, y es el par de días siguientes, al leer los análisis que se hacen, así como las semanas posteriores, para ver cómo se administran los resultados. En Galicia no habrá algo diferente, y seguramente se está en ello; es verdad que la mayoría absoluta del PP lo facilita, pero no sólo, porque hay otros factores que inciden y que incidirán en la salida a situaciones nada fáciles.

El presidente in pectore, don Alberto Núñez Feijóo, recordó el viernes que en esta legislatura el presidente Touriño le había llamado sólo dos veces para dialogar sobre problemas de los ciudadanos, y que él rompería esa dinámica. Añadió que, si ganaba, y cumplido un plazo razonable, su primer invitado en Monte Pío sería el jefe del ejecutivo saliente. Entenderá su señoría que haya muchos gallegos que se lo reclamen dentro de poco, entre otros motivos, porque ése será el mejor modo de ir haciendo, de verdad, el cambio que otros no supieron hacer.

Lo que sea, sonará, desde luego, pero conviene eliminar otro mito: el de que el tiempo lo cura todo y remedia bastante. Eso sería antes, cuando lo había. Hoy y mañana, cuando se conozcan las cifras del paro, se verá que ya no lo hay y que, por eso, el poco que queda es oro.

Javier Sánchez De Dios

Fuente: Faro de Vigo, 02.03.2009

martes, 3 de marzo de 2009

El voto tapado destapa a Feijóo


Si en México hay un candidato al que habitualmente se conoce por “el tapado”, aquí en Galicia los que se tapan ante las encuestas son los electores. Ahora acaban de destaparse con Feijoo, que obviamente era su candidato, aunque como de costumbre jugasen al despiste con los ingenuos sociólogos empeñados en adivinar sus preferencias.
Vuelve a quedar claro que los sondeos son de escasa utilidad con una población de suyo insondable como la gallega, que hace honor a su legendaria fama de ambigüedad al engañar elección tras elección a sus entrevistadores. Decían las encuestas que una alta participación favorecería a la izquierda, pero ya ven lo que pasa: el récord histórico de votantes –más de un 70 por ciento- ha coincidido precisamente con una mayoría absoluta de la derecha. Los sociólogos van a tener que revisar algunos de los lugares comunes que manejan sobre Galicia.
No es el único tópico que se viene abajo. A diferencia de lo que solía ocurrir no hace mucho, el triunfo de los conservadores se ha fraguado esta vez en las zonas urbanas y no en los tradicionales feudos agrarios del interior. Algo tendrá que ver con eso, seguramente, el rápido proceso de adaptación del partido conservador a los nuevos hábitos urbanos de la población gallega. Un dato acaso más meritorio de lo que parece si se tiene en cuenta que el “aggiornamento” del PP en Galicia –aun a pesar de las baltaradas y otras reminiscencias del pasado- lo llevó a cabo el nuevo líder desde la oposición y partiendo de una derrota a la que la derecha no estaba acostumbrada por aquí, tras quince años de mandato ininterrumpido.

Desmarcándose estratégicamente de la herencia de Don Manuel incluso en su significativo lema: “Empezamos”, Feijoo ha conseguido hacerse al primer asalto con la presidencia, salvo que los emigrantes de Ultramar enmienden la plana a los de este lado del océano dentro de siete días. Pero esa es una hipótesis no ya remota, sino del todo inverosímil.

Nadie –ni el propio Feijóo- hubiera apostado un céntimo por este resultado hace cinco o seis meses, cuando el entonces presidente Touriño tuvo la oportunidad de adelantar las elecciones y optó sin embargo por mantener una palabra que tal vez le haya costado el puesto.

Sin restarle mérito alguno a Feijóo, ese exceso de confianza rayano en la temeridad exhibido por Touriño bien pudiera ser una de las claves –si no la principal- de la victoria del candidato conservador. Si este ganó las elecciones, tampoco hay la menor duda de que los socialdemócratas y nacionalistas aliados en la Xunta hicieron también todo lo posible para perderlas. No sólo al errar en la fecha de convocatoria de las elecciones, claro está. Más grave aún que eso fue su incapacidad de hacer notar a la gente que durante estos tres y pico últimos años se produjese el cambio con el que habían llegado al poder como bandera. Y tampoco les favorecieron gran cosa los cambios de mobiliario y parque móvil, claramente percibidos –estos sí- por los electores a juzgar por el contundente resultado de ayer.

Se trata de una tradición muy ibérica, por otra parte. Sabido es que en España las elecciones no las gana partido alguno, sino que las pierde el Gobierno. La gente vota a la contra, para fastidiar o porque está irritada con los que mandan. Usa el voto como arma arrojadiza y todo sugiere que eso es precisamente lo que parece haber ocurrido ahora y aquí. El desencanto que traslucían los sondeos no sólo afectaba, por lo que se ve, a los votantes de izquierdas –que no se han quedado en casa-, sino también y sobre todo a esa enorme bolsa de un 30 por ciento de electores indecisos que a última hora resuelven a quién votar no tanto en función de la ideología como de la decepción. Y a la vista de los resultados, esa decepción era mucha.

Un votante enfadado tiene más peligro que un miura, como bien acaban de comprobar Touriño y Quintana al ser imparcialmente castigados por los electores con la pérdida de un diputado cada uno de ellos. Que esas derrotas se hayan producido justamente en A Coruña y Pontevedra -las dos provincias más urbanas e industrializadas de Galicia- ha de ser sin duda un motivo adicional de reflexión para los dos partidos tan duramente sancionados en las urnas durante el primer examen a que se sometía su gobierno. Y es que esta vez ni siquiera ha funcionado el tradicional trasvase de votos que se producía –en uno u otro sentido- entre las dos fuerzas representativas de la izquierda.

La historia parece repetirse. Al igual que ocurrió con el gobierno tripartito de Fernando González Laxe que en 1987 le abrió las puertas a la primera de las varias mayorías absolutas de Fraga, la primera Xunta de izquierdas electa en Galicia no ha podido superar la prueba de una sola legislatura. Parafraseando a Golda Meir, podría decirse que los socialdemócratas y los nacionalistas nunca pierden la oportunidad de dejar pasar una oportunidad. El electorado gallego que les dio su confianza hace cuatro años se la ha retirado ahora sin margen alguno para la duda.

Ahora es el destapado Feijóo quien deberá administrar la copiosa renta con la que ayer le alegraron el día sus votantes ocultos. Al final, va a resultar que somos una de esas democracias normalitas en las que los electores van poniendo y quitando gobiernos según su gusto. No como otras.


Ánxel Vence


Fuente: Faro de Vigo, 02.03.2009

 
Elegant de BlogMundi