CANAL DE PRÓXIMOS POLITÓLOGOS

martes, 30 de junio de 2009

lunes, 29 de junio de 2009

Economía Sumergida

viernes, 26 de junio de 2009

jueves, 25 de junio de 2009

"Bolonia es un cambio a mejor"

El nuevo presidente de la Conferencia de Rectores Universitarios (CRUE), Federico Gutiérrez-Solana, opina sobre el Proceso de Bolonia:

"Bolonia es un cambio a mejor. Trata de adecuar los objetivos de la formación. ¿Qué queremos? ¿La investigación que desea el investigador o la que demanda la sociedad?". Plantea que la Universidad deje de ser coto privado a capricho de ciertos currículos y pase a ser útil. "Hay que bajarla del pedestal", dice. "Debemos vencer las barreras de quienes piensan que la investigación debe hacerse sin objetivos y quienes estamos convencidos de que debe orientarse a cuestiones prácticas con un fin".

Fuente: El Pais, 25.06.2009

miércoles, 24 de junio de 2009

martes, 23 de junio de 2009

BOA NOITE DE SAN XOÁN




lunes, 22 de junio de 2009

Estudio post-electoral de Galicia

Post-electoral de Galicia. Elecciones autonómicas 2009

miércoles, 17 de junio de 2009

Entrevista Arnaldo Otegi





martes, 16 de junio de 2009

Unha parlamentaria moi aplicada

Fonte: DeLunsaVenres, 11.06.2009

lunes, 15 de junio de 2009

El Gobierno sube los impuestos

Las primeras víctimas fiscales de la falta de fondos públicos son los fumadores y los conductores. Salgado anuncia el incremento de más tributos y 20.000 millones más de gasto.

El Gobierno empieza a subir los impuestos y sigue con su política creciente de gasto público. El Consejo de Ministros celebrado en medio de un puente festivo estuvo plagado de sorpresas.

La ministra Salgado, preguntada por si habrá subidas del IRPF o de otros impuestos, respondió que cuando se discuta la Ley de Presupuestos «vamos a pasar revista a muchas figuras, tanto del lado del gasto como del ingreso». La vicepresidenta reconoció la necesidad de tomar medidas fiscales para volver a la senda del plan de estabilidad. Este año el déficit público esperado por el Gobierno asciende ya al 9,5% del PIB.


Hidrocarburos. La subida será de 2,9 céntimos por litro de combustible. Una vez que entre en vigor el real decreto, el impuesto que grava el gasóleo subirá el 10,4%; mientras que el de la gasolina sube un 7,2%.
Esta subida llega cuando el petróleo inicia una nueva etapa alcista (ya ha superado los 70 euros por barril), en el periodo del año de mayor número de desplazamientos por carretera y aleja, de golpe, cualquier escenario deflacionario. El Gobierno deja fuera de esta subida los combustibles profesionales y los relacionados con la calefacción.


Tabaco. El Gobierno eleva el nivel mínimo de los impuestos especiales de 70 a 91,3 euros por cada mil cigarrillos y se mantiene el tipo proporcional en el 57%, pero se aumenta el tipo específico de 8,2 a 10,2 euros por cada mil cigarrillos. Salgado señaló que la «marca más vendida de tabaco» pasará de costar 3,10 euros por cajetilla a 3,29 euros. También se gravará la picadura de liar como producto sustitutivo de los cigarrillos, con un impuesto específico de 6 euros por kilogramo.

Fuente: Expansión

jueves, 11 de junio de 2009

miércoles, 10 de junio de 2009

Por cortesía del BNG

Si los candidatos en la noche electoral fueran sinceros e hicieran otra cosa que intentar convencernos de ser ganadores, en Galicia, Feijóo y Pachi Vázquez habrían dado las gracias públicamente al BNG por la gentileza de cederles sin combate o disputa todo el espacio electoral preciso para poder otorgar lustre a sus resultados haciendo nada. Si hubiera justicia en la política, habrían llamado a Rodríguez, el longevo líder del BNG y de la UPG, para decirle de corazón: "Gracias Paco".

Los populares gallegos se jactan de un espectacular crecimiento porcentual de tres puntos, que se traduce en el astronómico montante de 2.733 votos más que hace cinco años y 200.000 menos que en marzo. No crecen tanto los votos como el impacto porcentual del derrumbe nacionalista. Otro porcentaje tan llamativo como irrelevante lo aporta que el PSOE ha recortado en un punto la diferencia del 1-M. Otro "gran éxito" expresado en la pérdida de 45.000 papeletas en europeas y el doble en las gallegas.

Feijóo ha mantenido sus resultados obteniendo un éxito meritorio pero relativo. No es mucho pedir a quién aún disfruta del crédito que da estrenar gobierno y carecer de rivales. Ninguno de sus oponentes pasa de estar en prácticas o de transición. Feijóo competía contra sí mismo y ha empatado. No ha logrado hacer buena pesca entre los 80.000 cedidos por sus rivales. Si no lo consigue ahora, con todo favor, algo tendrá que ver una acción de gobierno tan desconcertante casi siempre como misteriosa en ocasiones; en especial su acreditada capacidad para cabrear a una parte del país haciéndole luz de gas al gallego. Pachi Vázquez ha buscado refugio en la leyenda del voto urbano, obviando que los populares mantienen su estatus de primera fuerza. La proclamada recuperación de cinco puntos tiene causa de nuevo en la desinteresada contribución nacionalista. Los socialistas han perdido votos absolutos, sin atraer para su causa los apoyos en deserción desde el campo vecino.

Si quieren un ganador, busquen en el chiringo de Rosa Díez, progresando 10.000 sufragios desde el 1-M. Si quieren un perdedor, miren al BNG, que pierde la cuarta parte de sus votos en 2005 y el 60% de marzo. Con el agravante de que la mayoría se ha ido en las ciudades, donde está eso que Rodríguez o Beiras llaman el voto dinámico, no ese voto rural que con tanta frecuencia menosprecian. La decisión estratégica impulsada por la nueva dirección de girar más hacia la presunta izquierda, abandonar Galeusca y embarcarse con Esquerra para ir a buscar votos donde no hay, ha dejado más libre a socialistas y populares el espacio donde sí hay voto en Galicia: la izquierda y el nacionalismo moderados. Un bufé libre del cual sólo han sabido servirse estadísticamente. La decisión de preocuparse por intentar contentar a los electores perdidos en marzo, olvidándose por completo de atender a ese 16% de gallegos que dio su apoyo al proyecto de Quintana, ha traído caer por debajo de la barrera psicológica del 10%. Prescindir alegremente de su único activo electoral, el propio Quintana, sin disponer de recambio seguramente no habrá ayudado a contener la fuga masiva.

El nacionalismo afronta un serio peligro de encaminarse hacia la extinción o la irrelevancia electoral. Está en su mano. Los votantes se han quedado en casa, no se han ido con el cartero. Pero si la respuesta es la suministrada hasta ahora, se irán. Si el análisis continúa siendo que no se ha girado lo suficiente hacia la izquierda y por eso vuelve a ganar la derecha, o que por no haber virado dabondo hacia el soberanismo de salón ha ganado el neoespañolismo, el BNG caminará de victoria en victoria hasta la derrota final. Seguramente, esos electores se plantearían volver a casa, si la respuesta es jubilar a una clase dirigente convertida en el problema e iniciar la renovación ideológica hacia el nacionalismo posible que demandan y donde la mayoría no está fuera esperando a ser liberada o descubierta, sino que debe construirse por la vía del convencimiento, atendiendo sus demandas con políticas modernas y eficientes e integrando la compleja pluralidad de la sociedad que se aspira a gobernar.

Fuente: El País, 09.06.2009

martes, 9 de junio de 2009

sábado, 6 de junio de 2009

Derroche no Parlamento Europeo

viernes, 5 de junio de 2009

O Partido Popular repite o seu eslogan electoral

Xa o utilizara para as campañas electorais das xerais de 1982 e 1993.

Cartel electoral do Partido Popular as eleccions europeas do 7 de xuño de 2009.

Cartel electoral de Alianza Popular as eleccions xerais de 1982.


Cartel electoral do Partido Popular as eleccions electorais de 1993.






jueves, 4 de junio de 2009

Pepe Blanco en Buenafuente





miércoles, 3 de junio de 2009

martes, 2 de junio de 2009

Bolonia y el Día de Europa

Ha pasado ya, sin pena ni gloria, el llamado Día de Europa que desde 1985 se supone que se celebra todos los 9 de mayo, y ni siquiera las inminentes elecciones al parlamento comunitario, convocadas para este domingo, han servido de acicate para darle cierta relevancia a esta conmemoración.

Aquella fecha de 1950, cuando muchos votantes europeos de hoy aún no habíamos nacido, el ministro francés de Exteriores Robert Schuman, de apellido germano-luxemburgués, leía una declaración redactada por Jean Monnet que contenía un manifiesto llamado a producir repercusiones de amplio alcance.

A cinco años del final de la segunda contienda mundial y en el amenazador contexto de la llamada Guerra Fría que, paradójicamente, ya podía entonces ser nuclear, Schuman y Monnet proclamaban la urgencia de establecer los cimientos concretos de una federación europea indispensable para el mantenimiento de la paz. Y el sabio pragmatismo de su propuesta pasaba por la inminente atribución a un organismo supranacional de todas las competencias precisas para la administración de las materias primas imprescindibles para la industria militar: el carbón y el acero.

Se trataba de una propuesta que, como el caballo de Troya, escondía en su seno una intención mucho más ambiciosa, un sueño de insospechable trascendencia política, la construcción de una comunidad europea dotada de suficiente unidad como para ser operativa en el contexto global, pero respetuosa a la vez con las singularidades de los pueblos constitutivos de ese inagotable mosaico que es Europa. Cincuenta y nueve años después, el próximo 7 de junio, ciudadanos de veintisiete países del continente estaremos, con nuestro voto, contribuyendo al avance de aquella razonable utopía de una Europa unida. Como dicen los italianos, piano, piano, si va lontano.

Cuando los padres de la unión europea comenzaban a difundir sus ideas, amén de lo político y lo económico siempre tuvieron en cuenta el factor cultural. Y entre ellos, figuras tan destacadas cono el suizo Denis de Rougemont o el coruñés Salvador de Madariaga no dejaron de hablar de la Europa de las Universidades, al recordar cómo en la Edad Media, antes de la configuración de los Estados Modernos, en torno a ellas se había establecido ya una comunidad compartida de ideas, de intereses y de relaciones.

Cuando se celebró, en 1988, el nono centenario de la decana de nuestras universidades, un cumplido grupo de rectores europeos firmaron en Bolonia una Magna Charta en la que, con la misma intencionalidad de Schuman y Monnet, reclamaban a los responsables políticos de sus respectivos países políticas eficaces para alentar la movilidad de los profesores y estudiantes, para el establecimiento de la equivalencia de títulos, créditos y becas, y, en general, para avanzar en la construcción de la nueva Europa cuatro años antes de la supresión definitiva de las fronteras intracomunitarias.

Tardarían once años los ministros europeos de Educación en responder a esta demanda, pero finalmente el 19 de junio de 1999 firmarían la famosa Declaración de Bolonia que, amén de muy escueta, no encierra otro designio que la configuración de un espacio europeo de educación superior acorde con lo que la Magna Charta Universitatum proponía y cada vez parece más necesario.

A un decenio de aquella firma nos acercamos a la fecha propuesta para la consolidación del proyecto, y no es raro que los demás europeos nos pregunten por lo que pasa en España con (y contra) Bolonia. Quienes conocen aquella declaración no entienden por qué por estos pagos se le atribuyen las siete plagas de Egipto: elitización, privatización, mercantilización, degradación docente, el apocalipsis, en suma, de la Universidad. Me gustaría confiar en que, dándole la vuelta a una máxima tan perversa como profusamente citada, una verdad dicha mil veces siga siendo una verdad para reiterar que Bolonia no es su caricatura; que el nombre de la cuna de la Universidad europea está siendo una y otra vez invocado en falso; y que hoy por hoy quizá no habría ceremonia mejor para conmemorar el 9 de mayo, y rendir homenaje a Schumann, a Monnet, a Spaak, a Adenauer, a Churchill, a De Gasperi, y demás fundadores que leer juntos, partidarios y contrarios, la declaración de Bolonia.

Dario Villanueva

Fuente: El Pais, 02.062009

 
Elegant de BlogMundi