CANAL DE PRÓXIMOS POLITÓLOGOS

miércoles, 5 de marzo de 2008

Universidad gallega: ayer y mañana

Se inauguró ayer(29.02.2008), de la mano de la Fundación 10 de Marzo -una fundación del movimiento obrero-, y bajo la dirección de Ricardo Gurriarán, una exposición conmemorativa del Mayo del 68 compostelano. Tiempos para la memoria y memoria para el futuro.
Nada que ver las universidades actuales con aquella. Pero momento también para reflexionar frente a aquellos sueños inconcretos, los pasos dados, los objetivos alcanzados y el futuro.
Sorprende, por ejemplo, conocer que en España hay unos veinticinco mil solicitantes de estudios de medicina frente a los cinco mil que se pueden formar, mientras en ingeniería industrial existe un equilibrio entre oferta y demanda en torno a cuatro mil plazas; o constatar que existen facultades universitarias, repetidas en escasa distancia geográfica, con 200 alumnos matriculados, o quizás menos, con un gasto corriente equivalente a otras facultades de tres mil.
Recientemente, un rector explicaba su necesidad de pedir dinero para investigar, precisamente por su condición de rector y por las necesidades financieras que la universidad tenía. Y no seré yo quien niegue tales necesidades y la insuficiencia de la dotación presupuestaria. Pero también es necesario asumir algunas distorsiones que la actual estructura de las universidades y su gobierno han introducido o mantenido, o cuando menos no han sabido resolver. Porque si no, tampoco será posible poner fin a esas insuficiencias señaladas por el rector.
Solo los inconscientes dudan hoy del papel del conocimiento, la investigación, la tecnología y la innovación en el futuro de Galicia. Y por lo tanto, del papel clave que la universidad tiene en ese futuro. Otros prefieren no entrar en un debate de enorme complejidad, y donde ir contracorriente puede significar un desgaste de sus posiciones e intereses. Pero ni los inconscientes ni los tibios ayudarán a mejorarnos el futuro. Y uno se puede conformar con no desentonar en una liga local, pero la sociedad y la economía se enfrentan, cuando menos, en un espacio europeo.
Hemos vivido estos últimos veinticinco años con la Ley de Reforma Universitaria, que apuntaló la autonomía universitaria; luego, con una LOU del Partido Popular, y otra reformada recientemente por el PSOE, y ambas reforzaron esa autonomía. En Galicia no hemos tenido hasta ahora una ley de universidades, y si ahora se aborda sería ocasión para arriesgar. Más allá de la indolencia, de la resistencia corporativista o de las desestructuradoras fuerzas locales, antaño tan operativas en el país disperso. Nadie debería tener problemas para alcanzar un buen acuerdo: inversión suficiente para profundas reformas. Si a ello no se llega, el futuro de Galicia peligra, pero también la universidad se agota.

Uxío Labarta

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2008/03/01/0003_6613441.htm

No hay comentarios:

 
Elegant de BlogMundi