CANAL DE PRÓXIMOS POLITÓLOGOS

miércoles, 27 de mayo de 2009

Eleccións Europeas 2009

martes, 26 de mayo de 2009

Propaganda electoral y publicidad comercial

Si en los primeros años de nuestra actual democracia nos hubieran preguntado a qué dábamos mayor credibilidad: a la propaganda electoral o a la publicidad comercial, es muy probable que la gran mayoría habría respondido que a la primera. La razón de tal preferencia era el sublime valor que se daba entonces a la acción política democrática en tanto que portadora de los intereses de la generalidad. Y en cierto modo también a la escasa credibilidad de la publicidad comercial ( charlatán significa todavía la persona que se dedica a la venta ambulante y anuncia a voces su mercancía). Hoy tengo serias dudas de que la respuesta fuera la misma. Y no tanto -que sí- por lo mucho que ha mejorado la regulación de la publicidad comercial, sino por el imparable deterioro que viene sufriendo en los últimos tiempos la propaganda política.

Aunque es verdad que en la publicidad comercial suele predominar el aspecto persuasivo sobre el puramente informativo, también lo es que se trata de una actividad rígidamente regulada. Así se prohíbe, por ejemplo, la publicidad engañosa, que es aquella que por acción u omisión puede inducir a error al consumidor y hacerle tomar una decisión sobre una transacción que de otro modo no hubiera tomado. Y tampoco es lícita la publicidad denigratoria, que es aquella que provoca el descrédito, denigración o menosprecio de una persona o empresa o de sus productos o servicios.

Pues bien, sorprendentemente la propaganda política puede ser engañosa y denigratoria. Y es que en lugar de seguir un camino progresivo de rigor y seriedad, la propaganda electoral se ha convertido en un fiel reflejo de la mediocridad, vulgaridad y ausencia de ideales en que se desenvuelve la clase política de nuestros días. Lo cual puede obedecer a varias razones, pero entre ellas está la excesiva profesionalización de la actividad política.

Hasta tal punto es esto cierto que se puede afirmar que solamente los más crédulos y los menos formados de los ciudadanos pueden asegurar que hoy los partidos políticos -unos ciertamente más que otros- se mueven más en defensa del interés general que en el de sus intereses electorales. Por esto, entre los ciudadanos normalmente informados y razonablemente atentos y perspicaces son muy pocos los que creen que la propaganda electoral es veraz en el sentido de que no contiene información errónea para los votantes. Porque no son pocas las promesas que se hacen a sabiendas de que no se pueden cumplir, y las propuestas demagógicas que se sabe que no benefician el interés general.

Pero lo que no puede admitirse desde la perspectiva del interés general es que se utilice la propaganda electoral -financiada en parte con cargo a los Presupuestos Generales, que pagamos entre todos-, no para hacer las propias propuestas, sino para tratar de atemorizar (¿infantilmente?) a los ciudadanos con lo que se supone que piensan los adversarios políticos. El vídeo al que me refiero no es una pieza propagandística que favorezca la contienda política, sino que es democráticamente obstruccionista, y supone una falta de respeto a los ciudadanos y a su nivel de inteligencia.

Fuente: La Voz de Galicia, 24.05.2009

miércoles, 20 de mayo de 2009

martes, 19 de mayo de 2009

lunes, 18 de mayo de 2009

sábado, 16 de mayo de 2009

Un Cayo Lara gallego

La similitud del amigo Guillerme con Cayo Lara vas más allá de la pertenencia a una misma quinta. Ambos son recursos de urgencia para mantener a flote a dos partidos (UPG y PCE), que se han librado de la desaparición gracias al ingenioso artificio de montar una coalición donde escabullirse. Ambos tienen el mismo limitado carisma, y ambos hablan lenguajes salidos de un museo de la resistencia.

Cayo y Guillerme reflejan el instinto posesivo de dos organizaciones educadas en el arte de la manipulación de los frentes populares y asociaciones de masas. Comparten una ancestral tradición de los pecés, consistente en disimular su pequeñez con diferentes disfraces. Así fue como nacieron el BNG e Izquierda Unida.

Convencidos sus mentores de que una sigla con la hoz y el martillo nunca llegaría a nada, adoptaron una apariencia plural. En términos maoístas, dejaron que crecieran mil flores, o mil siglas que daban la impresión de inmenso supermercado ideológico, donde era difícil no encontrar un artículo a gusto del consumidor.

Ecologistas, republicanos, carlistas, socialistas disidentes, en el escaparate de Izquierda Unida. Socialdemócratas, galleguistas, independentistas, anticapitalistas y hasta antiguos seguidores del Gran Timonel chino, en los anaqueles del Bloque Nacionalista Galego. Una diversidad sólo aparente, porque en medio de tantos enanitos reinaba Blancanieves.

Pero tanto el PCE como la UPG se equivocan al confundir la España o la Galicia contemporáneas con las sociedades europeas de entreguerras, que es el periodo en el que mejor funcionó la artimaña. Los enanitos crecen, se hacen mayores y algunos perciben que la gente demanda una izquierda y un nacionalismo distintos, abiertos, liberados de la dependencia, y es entonces cuando el cuento cambia y la dulce Blancanieves se hace madrastra.

Cayo y Guillerme son la respuesta del socio fundador a los que querían nuevos aires. En el caso del BNG, tanto Beiras como Aymerich ponen sobre la mesa modelos que, siendo diferentes, tienen en común su sintonía con corrientes sociales seducidas por los movimientos antiglobalización, o deseosas de homologar al nacionalismo gallego con CiU o el PNV.

Lo que triunfa finalmente en la asamblea de Santiago es la defensa de un privilegio partidario. Por encima del interés de un nacionalismo que sigue necesitando entrar en sintonía con la mayoría social del país, estaba el interés de la UPG. El partido es un fin más que un medio, algo que en la historia de los partidos, entendidos como vanguardia, se repite constantemente.

Alguien que ideara un desenlace en el que todos quedaran malheridos no lo hubiera hecho mejor. Xosé Manuel Beiras pierde su enésima batalla interna, aunque con una dignidad encomiable. A pesar del aplauso tardío, nadie reivindica el legado de Quintana. La de Carlos Aymerich puede ser una brillante generación perdida.

Y por último, los triunfadores se han visto obligados a hacer un striptease, que desmorona las teorías que hablaban de una UPG resignada, como un abuelo bonachón, a ver crecer el nuevo nacionalismo. No es ése su papel, sino el de poder fáctico que permanece en la sombra sólo mientras está conforme con los acontecimientos. Como la situación era inquietante, se saca a Guillerme al campo, sin que importe su similitud con Cayo Lara. Ahí están, como porteros de un club cada vez más privado.

viernes, 15 de mayo de 2009

Nacionalistas

A última asemblea non lles vai axudar moito aos do Bloque a endereitar a desfeita que teñen montada. O desconcerto é moi grande e a división ameaza. Pero poden observarse dúas novidades positivas despois da batalla.

A primeira é que o novo líder é máis mundano e culto que o anterior, e seguramente por iso terá maiores reticencias á hora de poñerse a boina por monteira (a estas alturas do campionato) e facer a política de formas vilegas e clientelistas que ía instalándose, cada día con máis forza, entre os gobernantes do Bloque na Xunta de Galicia.

A segunda é que ten, ou di que ten vontade de facer política de esquerdas. Falta saber que significa iso para Guillerme Vázquez. Se consiste en repetir as consignas vermellas e nacionalistas máis tópicas en artigos mentres fai outra cousa, como Carlos Aymerich, ou se busca renovar o discurso, facelo fresco e afirmar novas tácticas, observando antes de onde vén o vento. Porque nin sopra igual que nos anos setenta nin que nos noventa. De momento centra as balas no PP e ignora o PSOE. E parece que acertará se continúa por aí, porque a estas horas o partido socialista é un conglomerado de pesos pruma en Galicia, máis débil que hai tres meses e vencíbel na batalla diaria pola hexemonía da oposición. Ademais, probabelmente esteamos comezando un cambio de ciclo en España, no que o PSOE perderá moito peso, que en Galicia podería aproveitar o Bloque.

Novidades negativas? Para min todo o demais, sexa novo ou non. Unha tendencia que ten o quince por cento non vai participar na executiva da organización. Un partido leninista que non sabe se é leninista, pero que administra o poder con métodos leninistas, domina a casa. Faise oficial o quintanismo, unha tendencia nacida arredor do poder da Xunta, pola influencia que dá gobernar, cando xa non gobernan. E ademais logra case a metade dos votos, sen que ninguén saiba que futuro desexan, en que sociedade pensan, nin que reformas pretenden. Nin eses nin os demais. Porque falar falan todos, pero documentos solventes e grupos de estudos, nada de nada. E a xente cada vez máis escéptica e lonxe deles.

Xosé Manuel Sarille
Profesor e escritor

Fonte: El Correo Gallego, 12.05.2009

miércoles, 13 de mayo de 2009

Como tú

A estes tipos había que borralos: da memoria e dos mapas. Cuspir sobre a súa tumba, cando morran, e esculpir no inferno unha lápida de espanto. Podes tomar café con eles na barra do bar e gritar no fútbol a mesma consigna. Podes, incluso, votar por un deles para que presida a túa comunidade de veciños. Pero non son coma ti (como tú, piedra pequeña, escribiu León Felipe). Estes tipos cargan coa ignominia gravada na alma. Non son coma ti. Podes levar a cabeza ben alta. Ás veces teño a sensación de que ser home, varón, é case pecado. Sentín algunha vez os ollos terribles dunha muller que mira con odio. E quizá teña razón. Ser home é pecado. Conxúgase en plural e masculino o maltrato, a violencia doméstica, de xénero... hai tantos nomes para o oprobio. Aparecen a miúdo na prensa. Manifestámonos, declaran os políticos, créanse ministerios de igualdade mentres ignoramos a certeza: o problema é o respecto. Quen respecta dende pequeno non leva pistola, non golpea, non mata en nome do Deus dos celos. Dá a volta, como un tipo elegante, e pide ao camareiro unha copa de olvido para limpar as lágrimas. Odio estes tipos que non son coma ti, non teñas medo. Odio as iniciais do seu nome cando aparecen nos noticiarios. Odio o relato exacto dos feitos do día de autos en que o covarde toma a escopeta, a navalla ou o raio para partir a carne ou a seda da muller que o acompaña e que é cadáver. E parece que sangro. Que sangran as miñas mans cando paso a folla para non ler necroloxías: un novo caso de violencia machista en... Non son coma ti, que non te engañen. E que non se engañen as que odian en nome dos canallas a todos os homes. Porque hai homes, en plural e masculino, que portan outra bandeira. Que adoran, aman, choran, danzan a danza da ternura... e escriben poemas de amor que non se borran. Nin da memoria. Nin dos mapas. Como tú, piedra pequeña... como tú.

Xosé Carlos Caneiro

Fonte: La Voz de Galicia, 12.05.2009

martes, 12 de mayo de 2009

Discurso del Presidente del Gobierno en el Debate sobre el Estado de la Nación (PINCHA AQUÍ)

El BNG ya no es un bloque

La facción menos derrotada en la elección de la ejecutiva y el consello del BNG ya llevaba en su nombre un presagio y una declaración de guerra, porque, al presentarse como Alternativa pola Unidade, a Lealdade e a Operatividade do BNG, parecía estar más preocupada por visualizar las carencias de sus adversarios que por cerrar un proyecto de futuro.

El BNG nació en 1982, con la intención de superar el aislamiento en el que había caído la UPG después de la transición y del inicio de la política autonómica, y como un instrumento para poner fin a la fragmentación partidaria que hacía inviable la progresión electoral del nacionalismo de izquierda. Y hay que reconocer que -trabajando contra las mayorías del PP, aprovechando el tirón de Beiras, y usando el realismo político de Quintana- cumplieron en solo 23 años el sueño de unificar en una sola organización todo el nacionalismo y pasar de la marginalidad al poder. Felicidades por ello.

Pero, en contra de los consejos que recibieron de muchos observadores externos, el BNG no aprovechó tanto éxito y bonanza para definir un espacio partidario moderno y comprensivo para la gente. Y esa es la razón por la que la imprevista derrota electoral se convirtió en una bomba que hizo saltar en pedazos la cohesión y el pragmatismo que los habían llevado al poder. A Quintana y Aymerich, que iban por el buen camino, no les dio tiempo de cuajar su proyecto renovador. A Beiras le pudo el peso de su propio personaje, y, en vez de convertirse en una reserva de sosiego y sabiduría que todos hubiesen respetado, se empeñó en ser el profeta de un asamblearismo trasnochado que no tiene futuro alguno. Y a la UPG, que siempre manejó los hilos del BNG con cierta visión y generosidad, le dio vértigo presenciar un relevo que podría poner fin al modelo de marioneta que tanto le mola. Y por eso se ha abierto una división que va a durar mucho tiempo, y que difícilmente se va a superar sin la victoria total de los unos sobre los otros.

El consello nacional del BNG, con 23 miembros de Paco Rodríguez, 18 de Aymerich, 7 de Beiras y 2 de Villar es lo contrario de lo que se necesita para salir del infierno de la derrota y el estancamiento electoral. Y la ejecutiva nacional, que domina la UPG mediante la figura interpuesta de Guillerme Vázquez, apenas tiene más horizonte que el de evidenciar el galimatías frentista que tiene que bregar con los aparatos cerrados del PP y el PSOE. Por eso creo que el BNG ha perdido su condición de «bloque», y que, bajo la apariencia de una etapa superada, acaba de sufrir un retroceso difícilmente recuperable. Porque el mundo no camina hacia Babelia, y nadie considera útil y bueno lo que resulta difícil de entender.

Xosé Luis Barreiro Rivas
Profesor Titular de Ciencia Política e da Administración

Fonte: La Voz de Galicia, 11.05.2009

martes, 5 de mayo de 2009

Hasta dónde es capaz de llegar la SGAE?



Llegaron haciendo sonar sus huchas negras allí donde no había lucro y ahora se apresuran a meter un cuchillo por la ranura para salvar el saqueo. Rectifica la SGAE rauda y veloz, anunciando que devolverá el importe que cobró por el concierto benéfico de Juanma, un niño de cinco años aquejado del síndrome de Alexander.

La entidad gestora de los derechos de autor ha hecho propósito de enmienda y, en un comunicado, señala que "donará un importe equivalente a los derechos percibidos en el concierto a favor de Juanma López Fenoy". En total, 5.629 euros.

El cambio de parecer viene al caso después de que la SGAE obligara el pasado 16 de abril a la familia del pequeño a firmar un documento donde ésta se comprometía a dar el 10% de lo recaudado en el evento. El concierto tuvo lugar el sábado 25 de abril. El cantante David Bisbal renunció a su caché. Pero la SGAE estaba allí lista para embolsarse su parte.

El síndrome de Alexander es una enfermedad neurodegenerativa con una prevalencia bajísima: un caso entre un millón. En niños la esperanza de vida ronda los seis años. La familia del niño lleva recaudados más de un millón de euros para alimentar la única esperanza del pequeño: los 10 fármacos que se están elaborando en el Waisman Center, de EEUU. Desarrollar cada uno cuesta unos 170.000 euros. De ahí esta carrera loca de los padres (camionero y ama de casa) por salvar la vida del crío.

La nota de SGAE señala lo que sigue: "La actuación ha sido absolutamente respetuosa con la Ley de Propiedad Intelectual, que no permite la concesión de licencias gratuitas (...) Como se ha hecho en múltiples ocasiones, la solidaridad de los creadores hubiera sido posible si, con el tiempo suficiente para gestionarlo, los autores del repertorio interpretado durante el concierto hubieran podido optar por la cesión gratuita de sus legítimos derechos. De ese modo, esta polémica se habría evitado". Y deja clara una cosa: "Los socios de la SGAE creen en el derecho de autor solidario y responsable". Pues eso.

 
Elegant de BlogMundi