CANAL DE PRÓXIMOS POLITÓLOGOS

jueves, 5 de marzo de 2009

Habló Beiras

La diferencia que hay entre Beiras y Quintana es la misma que hay entre un ingeniero y un tornillo. Ayer habló Beiras y mandó callar. Aclaró que lo hizo a título colectivo y no como una vedette . No solo pidió la dimisión de Quintana, sino de toda la dirección del Bloque que tuvo que ver con lo que llamó un «batacazo monumental». Menos mal que lo dice Beiras, porque si afirmamos lo mismo desde fuera del Bloque se ve como otro ataque programado. Así Beiras vino a aclarar cosas sabidas por todos, menos por la UPG. No se puede echar siempre la culpa a los de fuera. Algún error cometerán los que están al mando, variable que, insistió Beiras, es la única además que se puede controlar. Y el ex líder, apartado por la UPG cuando quiso cambiar de monicreque y poner a Quintana de cartel, reivindicó libertad en asamblea y no dirigismo vertical. O sea, luz y taquígrafos. ¿Cómo? ¿Alguien reclama dentro del Bloque luz y taquígrafos? Pero ¿no existían? Si ellos acusan de oscurantismo al resto del mundo. Beiras fue más lejos y dijo que, considerar la llegada a la Xunta, el poder por el poder, como un fin en sí mismo, era un «desenfoque descomunal». Y siguió: «falta de credibilidad», «un problema de salud indispensable»... La UPG seguro que mira hacia otro lado, hacia lo que ellos creen el corazón de Galicia, o sea, su ombligo. Cousas do Beiras. En fin, son as dez da noitiña, e Quintana aínda non dimitiu.

César Casal

Fuente: La Voz de Galicia, 05.03.2009

No hay comentarios:

 
Elegant de BlogMundi